Septuagenario quiere quitarse legalmente 20 años para ligar en Tinder

Septuagenario quiere quitarse legalmente 20 años para ligar en Tinder

Emile asegura que se siente como una persona de 49 y que los propios médicos le indican que su salud justamente es la de una persona de esa edad, por lo que recientemente se presentó frente a los encargados del registro civil, a quienes le solicitó que cambiaran su fecha de nacimiento del 11 de marzo de 1949 a 11 de marzo de 1969. Siento que tengo entre 40 y 45 años, pero en mis documentos pone que tengo 69 años.

El jubilado señala el privilegio del que gozan los transgéneros al poder cambiar de sexo en sus certificados de nacimiento.

Un ciudadano holandés comenzó una batalla en los tribunales para que cambien su edad. "Sufro por la discriminación que supone la edad en estos tiempos", aseguró indignado. "No puedo ligar de la misma forma, ni pedir una hipoteca o encontrar el trabajo que quiero", contó este jueves a la agencia Efe. "Si tengo 49, entonces puedo comprarme una casa, conducir un auto diferente y conseguir trabajo", dijo Ratelband, según The Guardian.

En su opinión, la edad influye en sus posibilidades de empleo y su tasa de éxito en la app de citas Tinder. "Cuando tenga 49, con la cara que tengo, estaré en una posición de lujo". Por ejemplo, las empresas son reacias a contratar pensionados como consultores y cree cambiar su edad será buen negocio para el Gobierno, ya que renunciaría a su pensión hasta que alcance su edad de retiro, nuevamente.

Pero el gurú, que se considera como un "dios joven", le explicó que están muertos.

Este padre de familia, ahora soltero, alegó ante el tribunal de Arnhem, durante una audiencia el lunes, que su solicitud "es totalmente legítima", como lo es la de personas unisexo que obtuvieron el derecho a ser inscritos como tales en su pasaporte.

Emile Ratelband, un holandés de 69 años que se dedica a dar charlas motivacionales, quiere que se le reconozca legalmente la opción de ser 20 años más joven. Los médicos le han dicho que él tiene el cuerpo de un hombre de 45 años. Un tribunal de la ciudad de Arnhem ha de pronunciarse sobre su caso en las próximas semanas, aunque los experos señalan que ven poco posible que tenga éxito en su demanda.