EE. UU. endurece condiciones de asilo para inmigrantes ilegales

EE. UU. endurece condiciones de asilo para inmigrantes ilegales

Así, el gobierno de Trump estaría justificando su negativa a recibir a los centroamericanos con el argumento de buscar la forma de descongestionar un sistema saturado: que sólo sean atendidos los casos que se presenten exclusivamente en los puntos fronterizos... no importando que "la ley estadunidense permite específicamente a los individuos que postulen al asilo sin importar si están o no en un puerto de entrada", según indica la organización de defensa de los derechos humanos ACLU.

El anuncio se conoce cuando Washington se prepara para la llegada de una gran caravana de migrantes centroamericanos que está cruzando el país azteca rumbo a territorio norteamericano.

Trump anunció la semana pasada su intención de limitar las solicitudes en la frontera, sin ofrecer grandes detalles.

Como consecuencia de esa medida, Estados Unidos solo permitiría que los indocumentados que llegan a la frontera soliciten asilo en los puertos de entrada designados en la zona limítrofe, en contraste con la situación actual, que da a los inmigrantes sin papeles hasta un año para tramitar su petición de refugio.

La orden de suspensión de Trump que active esta regulación será firmada este viernes, de acuerdo a medios locales, y en ningún caso tendrá efectos retroactivos.

"La norma otorga la autoridad (...) para eliminar la elegibilidad para asilo a aquellos inmigrantes que se vean afectados o que vulneren una suspensión o limitación para acceder a EEUU a través de la frontera con México y que esté impuesta por proclamación presidencial", precisó un alto funcionario de la Administración en una rueda de prensa telefónica.

El plan, que invoca la mismas competencias que Trump usó para justificar la prohibición de viajar al país a ciudadanos de varias naciones de mayoría musulmana, probablemente será resistido rápidamente en tribunales.

Generalmente, las autoridades liberan a los solicitantes mientras se gestionan sus casos porque éstos no suponen un peligro y por la falta de espacio en los centros de detención estadounidenses, que Trump pretende ampliar.

"Nuestro sistema de asilo está abrumado por demasiadas reclamaciones sin mérito de asilo de aliens que colocan una enorme carga en nuestros recursos", señalaron las autoridades.

Sin embargo, activistas han denunciado que muchos de los demandantes de asilo llegados irregularmente a pie han sido privados de libertad durante meses en el gobierno de Trump.

La Sección 212 (f) de la Oficina de Inmigración e INA establece que "siempre que el Presidente encuentre que el ingreso de cualquier extranjero o de cualquier clase de extranjero a los Estados Unidos sería perjudicial para los intereses de los Estados Unidos, puede "proclamación, y por el período que considere necesario, suspenderá la entrada de todos los extranjeros o cualquier clase de extranjeros como inmigrantes o no inmigrantes, o impondrá a la entrada de extranjeros cualquier restricción que considere apropiada".