Aumentan detenciones y criminalización de protestas en Nicaragua — Sesión OEA

Aumentan detenciones y criminalización de protestas en Nicaragua — Sesión OEA

Las autoridades de Nicaragua 'cometieron violaciones graves de derechos humanos', en ocasiones durante la llamada 'operación limpieza' destinada a eliminar barricadas, estimó Amnistía Internacional en un informe al cumplirse seis meses de protestas reprimidas hasta con 'fuerza letal'.

Entre julio y septiembre de este año, Amnistía Internacional realizó visitas de investigación en Nicaragua y Costa Rica donde logró documentar 115 testimonios, de estos 25 por violaciones de Derechos Humanos.

En la sesión, Paulo Abrao, secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), presentó un reporte actualizado de la situación de los derechos humanos en Nicaragua, y en el que se detallan las violaciones cometidas contra los opositores políticos al gobierno de Daniel Ortega.

No permitiremos que se siga torturando, y amedrentando a la población nicaragüense y se harán respetar las leyes del país, al igual que sucede en cada uno de los países del hemisferio.

Desde el estallido de las protestas el 18 de abril, la Comisión ha contabilizado 325 fallecidos y 300 detenidos, mientras que 200 trabajadores sanitarios fueron despedidos por ayudar a manifestantes heridos y 400 estudiantes fueron expulsados de las universidades públicas por su participación en las movilizaciones. En Nicaragua se ha perdido el derecho a circular libremente, porque las calles han sido tomadas por fuerzas militares', aseveró en rueda de prensa la presidenta del Centro Nicaragüense de los Derechos Humanos (CENIDH).

Por su parte, Ortega niega que sus fuerzas de seguridad hayan disparado contra los manifestantes y asegura que todo se trata de un ardid "golpista" financiado por Estados Unidos que tiene como fin expulsarlo a él de la silla presidencial.

La embajadora nicaragüense en Francia, Ruth Tapia, afirmó a la AFP que el informe de AI es 'infundado', hace acusaciones 'sin pruebas' e 'inventa' el número de muertos.

En Madrid, Erika Guevara-Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional, pidió que "en lugar de criminalizar a quienes protestan calificándolos de 'terroristas' y de 'golpistas', el presidente Ortega debe garantizar los derechos de las personas a la reunión pacífica y a la libertad de expresión".

"Nicaragua debe reinstitucionalizarse, democratizarse". Las fuerzas policiales de Nicaragua también han cometido posibles ejecuciones extrajudiciales. "Según testigos, un policía antidisturbios mató a Chavarría, que sólo llevaba una honda o tirachinas", señala la oenegé.

"Según familiares la causa de la muere de este policía fue haber criticado al cuerpo policial y haber presentado su denuncia, y así (lo) consideraron que era un traidor", dijo Sanmartín. Las autoridades dijeron que murió por un disparo de 'terroristas', pero 'un examen forense alternativo demostró que no existía ningún impacto de bala en el cuerpo, sino múltiples signos de tortura'.