China perderá la guerra comercial con EE.UU., dice Mike Pompeo

China perderá la guerra comercial con EE.UU., dice Mike Pompeo

Beijing, 20 sep (PL) China llamó hoy a Estados Unidos a mostrar sinceridad y corregir acciones proteccionistas como la constante subida de aranceles que desencadenó una confrontación lesiva para la mitad de las empresas extranjeras con negocios aquí.

El pasado mes de julio, China redujo los aranceles de importación a unos 1.500 productos de consumo, desde cosméticos hasta electrodomésticos, con el fin de abrir su economía, que es la segunda más grande del mundo.

Los aranceles que Estados Unidos ha impuesto a China podrían usarse para pagar la primera fase del muro fronterizo contra México, debido a que estos generarían 19 mil 721 millones de dólares en un año.

Witold Bahrke, responsable sénior de estrategia macroeconómica de la gestora de fondos Nordea AM, explica que "la globalización y el auge de China han contribuido a que los trabajadores estadounidenses reciban una porción menor del crecimiento económico mundial".

"El impacto para China va a depender en cómo se ajuste la política interna", dijo el FMI.

El mandatario respondió con más amenazas de no reducirse el abultado déficit comercial: "Saben también que soy el que conoce cómo pararlo". Ante este panorama, que China reduzca la compra de deuda pública estadounidense también se puede considerar un argumento en futuras negociaciones.

"Tenemos muchas más balas".

Un funcionario de la Casa Blanca había señalado que Estados Unidos está evaluando la respuesta de China a los últimos aranceles impuestos por el gobierno del presidente Trump, pero todavía no tiene una fecha definida para nuevos aranceles.

"Si los aranceles entran en vigor, los clientes de Walmart verán aumentos en el costo de productos esenciales como asientos de niños para coches, cunas, mochilas, sombreros o bicicletas", afirmó la compañía en una carta enviada a la Oficina del Representante del Comercio Exterior de Estados Unidos.

Desde mañana lunes, 24 de septiembre, más de 5.500 productos chinos -entre los que figuran bolsos, prendas de ropa y arroz- y cuyo valor total asciende a 200.000 millones de dólares serán gravados con un arancel del 10 % al ser importados por compradores estadounidenses.