El Gobierno reformará el mercado eléctrico y el sistema fiscal

El Gobierno reformará el mercado eléctrico y el sistema fiscal

Según ha explicado la asociación, la medida de rebajar el 7 por ciento del impuesto a la generación eléctrica es "populista y poco efectiva".

La consejera portavoz de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, calificó este juves a la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, como "muy mala" responsable del área de Energía y como la "peor que ha tenido España y Castilla y León", a la que acusó, además, de "despreciar" a las cuencas mineras con su idea de cerrar las minas antes de tiempo.

Tras la eliminación de este impuesto, el Estado dejará de ingresar unos 400 millones de euros en estos tres meses que restan hasta final de año -en los Presupuestos de 2018 figuraban unos 1.600 millones-, ingresos que serán sobradamente compensados por la mayor recaudación que se obtendrá por el encarecimiento de los derechos de emisión del CO2. Además también ha señalado otra de las prioridades de su ministerio: poner en marcha un plan contra la probreza energética. Las eléctricas estiman que el próximo 8 de octubre, cuando finaliza el plazo para apuntarse al nuevo sistema, el número de perceptoras iba a caer a entre 1 y 1,1 millones, lejos de los 2,5 millones de hogares que calculaba el anterior Ejecutivo.

El Gobierno español ha anunciado hoy que suspenderá el impuesto del 7 % a la generación eléctrica para aliviar la factura eléctrica de los consumidores en un momento excepcional, según ha indicado la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. "El mercado eléctrico queda exactamente igual" y esa debe de ser la gran reforma, "tanto en su estructura como en sus mecanismos de transparencia para que estemos ante un mercado real". Entre toda esta vorágine causada por la escalada de los precios de la electricidad, se habla mucho del bono social eléctrico, creado para que las familias más vulnerables puedan seguir accediendo a un servicio tan básico como lo es la energía eléctrica.

Sobre este aspecto, ha señalado que se van a cambiar algunos puntos del mercado marginalista.

Estas medidas se enmarcan en los máximos registrados en el precio de la luz, una factura que se ha incrementado en más de 30 euros anuales en los últimos quince años.

Por su parte, el director gerente de la FVEM se suma a la reclamación de grandes empresas, como la siderúrgica Sidenor, que denuncia cómo las condiciones actuales de acceso al sistema de interrumpibilidad -que permite a los grandes consumidores reducir sus facturas- hacen que sea inaccesible para la mayor parte de las compañías vascas. El Ministerio considera imprescindible solventar las barreras existentes al despliegue de renovables o facilitar los contratos bilaterales, los llamados PPA, para desplazar parte de la electricidad contratada en el mercado mayorista a la contratación bilateral a largo plazo de energía de fuentes renovables.

La ministra también ha avanzado que el Gobierno va a "retirar" el recurso a la Ley Catalana de Cambio Climático y ha asegurado que el conflicto institucional "absurdo" con la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) por la fijación de los peajes de la luz, que ha motivado un ultimátum de la Comisión Europea, está "en vías de solución".

El precio mayorista de la luz tocará este miércoles un nuevo máximo anual, con una media para el día de 75,93 euros por megavatio hora (MWh), según datos del operador del mercado ibérico (OMIE) recogidos por Europa Press.