Ya son siete los muertos por Florence, que ya es tormenta tropical

Ya son siete los muertos por Florence, que ya es tormenta tropical

Carolina del Norte, en Estados Unidos, recibió la feroz tormenta tropical Florence, que tocó tierra como huracán de categoría 1, cerca de Wrightsville Beach, a las 7:15 hora local, con vientos de 154 kilómetros por hora.

El gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, dijo que Florence es un "monstruo al que nadie invitó" que podría arrasar comunidades enteras mientras se mueve tierra adentro.

Según Steve Goldstein, de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), algunas áreas ya recibieron unos 60 centímetros de lluvia y podrían esperar medio metro más.

Mientras, la tormenta tropical Helene se aproxima al archipiélago portugués de las Azores y lo amenaza con fuertes vientos y lluvias mientras continúa moviéndose hacia el noreste del océano Atlántico con vientos máximos sostenidos de 70 millas por hora (110 km/h).

El huracán, que llegó a ser de categoría 4 en la escala de Saffir-Simpson, se desplaza lentamente rumbo al Oeste y deja un rastro de inundaciones y ríos desbordados por la marejada ciclónica, que está previsto que alcance los cuatro metros de altura sobre el nivel habitual.

A pesar de que Florence se debilita a medida que entra en el este de Carolina del Sur, no se descarta la ocurrencia de tornados en el sureste de Carolina del Norte y el noreste de Carolina del Sur.

Según un probable patrón de trayectoria, el centro de Florence se moverá hoy sábado por el extremo este de Carolina del Sur y a principios de la semana próxima hacia el norte a través del oeste de Las Carolinas y las montañas centrales de Los Apalaches, agregaron los expertos.

Los servicios públicos de Carolina del Norte estimaron que hasta 2,5 millones de residentes estatales podrían quedarse sin electricidad, dijo el Departamento de Seguridad Pública del estado.

Los equipos de rescate usaron barcos para mover a más de 360 personas de una zona afectada por la crecida de un río en New Bern, Carolina del Norte, mientras muchos otros vecinos esperaban la llegada de ayuda.

Esos pronósticos todavía no alcanzan los 25 billones de galones que el año pasado cayeron en Texas y Luisiana por el huracán Harvey, ya que la tormenta de 2017 se quedó más tiempo y se mantuvo cerca del Golfo de México, lo que aumentó la cantidad de lluvia que arrojó.

La lluvia está provocando inundaciones catastróficas en el sureste de Carolina del Norte que se están extendiendo hacia el interior, llegando incluso a las ciudades de Raleigh y Charlotte.

Y una quinta fue informada por los medios locales que en el mismo condado esta mañana apareció muerto un hombre de 77 años junto a su vivienda en Kinston. Otro temor es la resistencia de las construcciones a los fuertes vientos, que registran picos de 150 kilómetros por hora.

Florence azota las costas de Carolina del Norte.

La tormenta está causando estragos en nuestro estado [.] Nos enfrentamos a múltiples amenazas.

El presidente del país, Donald Trump, aprobó una declaración de desastre para ocho condados de ese estado, según informó la Casa Blanca en un comunicado este sábado.