"Miguel Ángel López ha estado impresionante" — Enric Mas

Pero también mira más allá con dos jóvenes valores, Enric Mas, que ha sido, suceda lo que suceda en la penúltima etapa, la gran revelación de la Vuelta, y Marc Soler, ausente de la ronda española, pero quien dio el gran salto internacional este año al adjudicarse la París-Niza y con buenas impresiones en su papel de gregario durante el Tour.

Pero la fuga de Miguel Ángel representaba un riesgo para el español Enric Mas que no dudó en seguir la rueda de los colombianos y con él se fue el líder que no tuvo a nadie en ningún momento que tan solo pusiera en riesgo su camiseta roja y que después de tres semanas perfectas, ganó la competencia.

En la tercera posición llegó el neerlandés Steven Kruijswijk, (+00:00:13), y más tarde le siguió otro grupo entre los que se encontraba el español Alejandro Valverde (+00:01:12), segundo de la tabla general, y el colombiano Nairo Quintanta (+00:01:49). El Movistar le pidió a Nairo que se frenara para ayudar a Valverde que se quedó atrás y que no tenía piernas para defender su podio.

Nairo entonces pasaba a ser el verdugo de Miguel Ángel.

"Los rivales han estado mejor que yo", admitió Valverde.

El ciclista galo dejó atrás a Yates en los 500 metros finales para completar en tres horas, 42 minutos y cinco segundos el tramo de 154 kilómetros entre Lérida y esta ciudad.

El veterano corredor murciano del Movistar, que comenzó la etapa a 25 segundos del británico, cedió en el ascenso a la Rabassa, única dificultad montañosa del día, tras un duro ataque de Yates, que se benefició además de 6 segundos de bonificación por ser segundo en la línea de meta.

A pesar del trago amargo de ver cómo Valverde pasaba de segundo a quinto en la general y que no se conseguía un triunfo de etapa, Quintana se agarró a la filosofía de la "reflexión" para analizar lo ocurrido en esta Vuelta.