Mi mamá biológica era mi hermana

Mi mamá biológica era mi hermana

"Nací en un hospital de La Plata y me crié con mis abuelos en Berazategui". De muy chiquito me fui de casa, a los 9 años. "No volví más, me fui a vivir a la calle". Al ser consultado por Andy respecto a su decisión, Ayala aseguró que se trató de "una transición concreta", dado que efectivamente pasaba mucho tiempo en la calle de manera natural.

Luego, con la voz quebrada, contó que en su familia no estaban claros los vínculos: "Ellos me decían que mi abuela era mi mamá, pero mi hermana era mi mamá biológica. En ese momento mi mamá biológica era mi hermana y mi abuela era mi mamá biológica, supuestamente", continuó el actor. "Me fui a vivir a Constitución, y gracias a unos asistentes sociales terminé en un hogar".

Abel Ayala es César en El Marginal. "Yo no la viví así, esa es la mirada del adulto, yo cuando era chico era muy feliz", expresó. Muchos lo conocieron ahí, pero su historia en los medios comenzó en 2003, cuando una película transformó su vida para siempre.

Mientras continuaba con su relato, sorprendió a todos contando que conoció a Nicole Neumann, quien también estaba invitada, cuando el tenía 11 años: "Ella vino a visitarnos al hogar". "Y bueno, preguntaron quién quería hacer el casting y me sumé". Lo hice y a los dos meses me reunieron en la oficina de los coordinadores y me dijeron que Desanzo quería que yo hiciera la película. Él me venía a buscar todos los días. Elegí quedarme hasta los 17 años. "Después me alquilé una casita con mi mejor amigo del hogar", contó entre lágrimas.

Ayala incluso intentó volver a vivir con su madre, pero no logró congeniar con la situación y siguió su vida en soledad, que incluyó una corta estadía en Europa. "La plata me la manejaba la gente del hogar, alquilé una casa gigante y era re loco, porque nos levantamos a las 3 de la mañana y si teníamos ganas de tomar helado nos íbamos a comprar helado", profundizó sobre cómo cambió su vida, cuando ya había iniciado su carrera artística. "Estuve tres meses y me fui a lo de mi mamá, pero no me pude reinsertar", confesó. Cuando no tenés un peso toda la vida se hace muy complicada en todos los sentidos, y a veces vienen hijos sin desear, y uno se encuentra con accidentes, y uno cría a sus hijos como puede... "Ellos tuvieron una vida muy dura también, y es la vida de la gran mayoría de la gente en la Argentina".