Los nuevos aranceles de Trump dañarán la industria de EEUU — China

Los nuevos aranceles de Trump dañarán la industria de EEUU — China

La nueva medida hacia los productos chinos, se produce, a pesar de que el secretario del Tesoro de EE.UU., Steven Mnuchin, está buscando reactivar las negociaciones con Pekín para resolver la guerra comercial entre los dos países.

La vocera de la Casa Blanca, Lindsay Walters, se negó a revelar cuándo se daría el anuncio, pero subrayó que "el presidente ha sido claro al decir que tanto él como su gobierno seguirán tomando medidas contra las injustas prácticas comerciales de China".

La semana pasada finalizó un período de comentarios públicos para la lista de aranceles a bienes importados por un valor de 200.000 millones de dólares, que afectaría a ciertos productos electrónicos y otros de consumo, que van desde carteras hasta bicicletas y muebles.

El aumento o reducción del superávit o del déficit comercial son decididos por el mercado, dijo el portavoz del ministerio, Gao Feng, en conferencia de prensa en respuesta a una pregunta sobre un superávit comercial ampliado de China con Estados Unidos.

Beijing ha rechazado la presión de Estados Unidos de dar marcha atrás en sus planes nacionales de ser líder mundial en robótica, inteligencia artificial y otros campos.

China considera que "la escalada de las disputas comerciales no sirve al interés de ninguna parte", destacó Geng, quien subrayó que desde las últimas conversaciones, que se celebraron en Washington en agosto, ambos equipos negociadores han estado en contacto y han intercambiado su visión y preocupaciones sobre la situación. Funcionarios estadounidenses también se preocupan de que se deteriore su liderazgo industrial.

Algunos economistas han advertido contra las repercusiones de estos nuevos aranceles.

China ha intentado sin éxito reclutar a Alemania, Francia, Corea del Sur y otros gobiernos como aliados contra Washington.

En 2017, las exportaciones de productos de Estados Unidos a China sumaron 130,000 millones de dólares, mientras que sus importaciones desde ese país asiático fueron por 526,000 millones de dólares, de acuerdo con datos del Departamento de Comercio estadounidense.