Florence sigue amenazando con inundaciones "catastróficas" y desbordamientos, advierten autoridades

Florence sigue amenazando con inundaciones

El huracán Florence -rebajado a tormenta tropical- tocó la costa sureste de Estados Unidos: casas inundadas, techos arrancados, árboles desprendidos y más de medio millón de personas sin electricidad.

El ojo de la tormenta está avanzando hacia el interior de Carolina del Sur, pero muchas de sus principales bandas de lluvia siguen sobre una ya saturada Carolina del Norte, lo que puede significar días de inundaciones en algunas comunidades.

El huracán se ha cobrado sus primeras víctimas cuando se estrelló contra Carolina del Norte, llegando a tierra cerca de Wrightsville Beach.

"El peligro de inundación por esta tormenta es ahora más inmediato que cuando tocó tierra hace 24 horas", dijo el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, este sábado por la mañana.

NHC prevé que Florence tendrá hoy un movimiento lento hacia el oeste-suroeste, mientras que el centro del sistema se seguirá moviendo a través del extremo este de Carolina del Sur.

Se espera que la tormenta gire "hacia el oeste-noroeste este domingo", continuó la agencia, "hacia el Valle de Ohio para el lunes" en la noche. Todas las muertes han tenido lugar en Carolina del Norte.

La combinación de la peligrosa marejada ciclónica y la marea causará que áreas que son normalmente secas cerca de la costa se inunden por un aumento en el nivel del agua moviéndose tierra adentro desde la costa.

Mientras tanto, Florence está haciendo estragos en esta zona de la costa sureste del país, con 150 personas evacuadas por equipos de rescate, numerosas viviendas bajo el agua y al menos 400.000 usuarios sin electricidad.

Por este motivo, pidió que no regresen a sus casas a los miles de personas que evacuaron y las más de 20.000 personas que permanecen en los 157 albergues abiertos, pues lo peor está por llegar y que eviten así las "paredes de agua" que se esperan para las próximas horas.

El jueves, Florence era un huracán categoría 3 en la escala de cinco niveles de Saffir-Simpson, con vientos máximos sostenidos de 193 kilómetros por hora.

La cuarta y quinta víctima mortales fueron dos ancianos del condado de Lenoir.

La Policía de Fayettevile ha ordenado este sábado la evacuación "inmediata" de la ciudad, de la vecina urbe de Wade y de todo el condado de Cumberland, en Carolina del Norte, por el riesgo de desbordamiento de dos ríos por la intensa lluvia que cae en la zona por el ciclón Florence. En confluencia de los ríos Neuse y Trent, con una crecida mayor a tres metros, la ciudad turística de New Bern, de unos 30.000 habitantes, sufrió inundaciones súbitas que dejaron atrapadas a centenares de personas.

En Carolina del Norte, unos 150.000 hogares ya se encuentran sin energía eléctrica, según el servicio local de emergencias. "Es un monstruo al que nadie invitó y que no quiere irse", señaló.

La Casa Blanca dijo el viernes que el presidente Donald Trump había hablado con funcionarios estatales y locales, asegurándoles que el gobierno federal estaba preparado para ayudar.