Florence continúa su paso por las Carolinas este sábado

Florence continúa su paso por las Carolinas este sábado

La incesante lluvia traída por la tormenta tropical Florence ha provocado inundaciones en varias zonas de las Carolinas, en Estados Unidos, y se espera aún más en los próximos días, dijeron meteorólogos este sábado, un día después de que el sistema tocara tierra como huracán y dejara al menos cinco muertos, entre ellos un bebé.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC) indicó en su boletín de las 09H00 GMT que "Florence se debilita lentamente a medida que entra en el este de Carolina del Sur pero causando inundaciones catastróficas en Carolina del Norte y del Sur".

Tras la llegada del fenómeno natural a las costas de Carolina del Norte, se ha viralizado en redes sociales un video en el que un periodista que transmitía en vivo dramatizaba la situación y fingía que apenas se podía sostener por la "fuerza" de huracán.

La cuarta víctima mortal es un anciano de 78 años que ha fallecido cuando intentaba conectar un enchufe a un generador eléctrico en el condado de Leonoir, según la oficina del gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, en un comunicado.

El presidente Donald Trump visitará las áreas afectadas "de principios a mediados de la próxima semana" cuando se determine que su viaje no interrumpirá las labores de rescate, anunció la Casa Blanca.

"Si alguien pudiera ayudar. nuestros automóviles están bajo el agua y nuestra casa está inundada hasta el ático", pidió una usuaria de Twitter llamada Brianna desde New Bern, comunidad situada junto al río Neuse, que se preveía que podría sufrir los efectos de la marejada ciclónica.

Más de 60 personas alojadas en un hotel en Jacksonville, Carolina del Norte, tuvieron que ser rescatadas después de que una parte del techo colapsara. "Será lo que Dios quiera". Buen trabajo FEMA, socorristas y agentes del orden público: no es fácil, es muy peligroso, es un talento tremendo.

Unos 1,7 millones de personas fueron llamados a abandonar las zonas de riesgo, la mayoría desde el martes. Hemos repetido que ésta es una tormenta histórica y estamos preocupados por dos cosas: "la marejada ciclónica (inundación costera), que contribuirá a las inundaciones fluviales, y la cantidad de lluvia que caerá".

Cinco estados declararon estado de emergencia: Carolina del Norte, Carolina del Sur, Georgia, Maryland y Virgina, además de la capital Washington. Las autoridades también advirtieron sobre la posibilidad de aludes y de un desastre ambiental, si es que las aguas crecidas arrasan con depósitos de desechos industriales y criaderos de cerdos.

Una casa rodeada por el agua en Maysville, Carolina del Norte.

Cuatro kilómetros por hora es la velocidad actual de translación de la tormenta, eso permite "que el agua siga entrando desde el mar hacia la costa y que la acumulación de lluvia incremente considerablemente", explicó el director del NHC, Ken Graham. Se pronostica que tan sólo en Carolina del Norte caigan 36 billones de litros de lluvia, lo que cubriría al estado con aproximadamente 25 centímetros de lluvia.