"AMLO será quien firme el nuevo TLCAN 2.0" : Larry Rubin

MEXICO, 13 sep (Xinhua) - El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, será quien firme el nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), afirmó hoy el representante del Partido Republicano de Estados Unidos en México, Larry D. Rubin.

Además, se menciona que el presidente se quejó de Canadá durante una reunión privada en la que señaló que los funcionarios se dicen buenos amigos de los Estados Unidos pero que, mientras, imponen aranceles de más de 200 por ciento a exportaciones lecheras. Así que el TLCAN va más allá de dos relaciones bilaterales. La industria de lácteos en Canadá es de 20 mil millones de dólares al año y genera 200 mil empleos.

México sigue esperanzado en un nuevo TLCAN que incluya a Canadá, pero también prevé la posibilidad de que el vecino del norte no permanezca en el bloque comercial, comentó a los medios el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, el miércoles en Ciudad de México.

Si bien la Casa Blanca tiene hasta el 30 de septiembre para presentar el documento del tratado comercial al Congreso estadounidense para su aprobación y aun cuando "algunos dirían que hasta unas horas antes del 30 se puede incorporar Canadá".

EE.UU. y Canadá permanecen en desacuerdo por un puñado de temas, que incluyen paneles sobre disputas antidumping contenidos en el Capítulo 19 del acuerdo actual -que EE.UU. pretende eliminar y Canadá busca conservar- y el sector lácteo de este último país, que no está en el convenio vigente pero interesa a los estadounidenses, que quieren un mayor acceso a ese mercado.

Los productores de tomate de Florida nunca estuvieron de acuerdo que se haya firmado el primer acuerdo de suspensión; los tenía muy enojados.

Otros puntos hasta ahora irreconciliables entre Canadá y Estados Unidos son la cláusula de excepción cultural, la extensión de patentes y propiedad intelectual.

Donald Trump, urgió y presionó a México terminar la revisión para que a los ojos de sus votantes fuera un triunfo para Estados Unidos, con la proximidad de las elecciones del Congreso para el mes de noviembre, apenas plazo suficiente para informar al Congreso que se había llegado a un "entendimiento", aunque habrá que redactarlo en los tres idiomas oficiales el texto final, además de que todavía no se conoce el alcance preciso de la negociación final realizada en una semana.