Huracán Florence tocó tierra en Carolina del Norte

Huracán Florence tocó tierra en Carolina del Norte

Vientos y lluvias del huracán Florence azotan la costa este de EE.UU. Medios locales informaron que estiman que la mujer sufrió un ataque cardíaco.

Este fenómeno de dejado a su paso fuertes ráfagas de viento, lluvias e inundaciones que han provocado la alerta en el estado de Carolina del Norte y los operativos del gobierno de Donald Trump, en lo que se supone una situación que no puede transformarse en una emergencia nacional, como sucedió el año pasado con los huracanes Harvey, de categoría 4 y que impactó en Texas cobrando la vida de al menos 90 personas, e Irma, que tuvo su impacto en Florida.

Una mujer y su hijo fallecieron por la caída de un árbol.

Y es que las previsiones apuntan a que Florence seguirá dejando agua en Carolina del Norte y el vecino estado de Carolina del Sur hasta el próximo domingo, cuando, ya degradado a tormenta tropical, vire hacia el norte y se desplace a Tennessee y Kentucky.

El ojo del huracán tocó tierra por la zona de Wrightsville Beach, Carolina del Norte, zona que comenzó a sufrir los efectos de la tormenta con vientos de hasta 150 kilómetros por hora desde las 07:15 hora local (11:15 GMT) del viernes. La fuerza del viento rompió ventanas y arrancó árboles de raíz y muchas calles permanecían bloqueadas por troncos y ramas.

La agencia federal mantiene una advertencia de marejada ciclónica desde Myrtle Beach (Carolina del Sur) hasta Salvo (Carolina del Norte), y para Pamlico Sound, incluidos los ríos Neuse y Pamlico.

Los niveles de agua siguen subiendo en sectores costeros de Carolina del Norte, donde ha desbordado ríos, inundado casas y obligado al rescate de centenares de personas atrapadas por el agua. "Durante 20 años, me quedé en cada huracán; no va a ser demasiado grande", dijo a la AFP.

Florence tocó tierra acompañado de intensas lluvias, inundaciones y marejada ciclónica.

"En unos pocos segundos, el agua subió hasta la cintura, ahora está a la altura del hombro", contó a CNN Peggy Perry, que debió refugiarse con tres familiares en la parte más alta de su casa.

Unos 1,7 millones de personas fueron llamados a abandonar las zonas de riesgo, la mayoría desde el martes.

Isaac se convirtió nuevamente en Tormenta Tropical al presentar este viernes por la tarde vientos máximos sostenidos de 65 kilómetros por hora (km/h), informa la Comisión Nacional del Agua.

Cinco estados declararon estado de emergencia: Carolina del Norte, Carolina del Sur, Georgia, Maryland y Virgina, además de la capital Washington.