Contaminados con pesticidas cancerígenos, 43 cereales

Contaminados con pesticidas cancerígenos, 43 cereales

Según el Grupo de Trabajo Ambiental (EWG, en sus siglas en inglés), en un estudio publicado este miércoles, se hallaron rastros de glifosato en cereales para el desayuno, snacks y barritas de granola de marcas como Quaker, Kellog´s y General Mills, la fabricante de los famosos Cheerios.

El estudio indica que de 45 productos analizados, 43 contienen rastros de glifosato, se trata de un herbicida que de acuerdo a la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, puede causar esta enfermedad en animales y "probablemente" en humanos.

31 cereales tenían niveles por encima de lo que los especialistas consideran seguros para los niños, lo cual representa 0.01 miligramos por día.

Entre las marcas se encuentran Cheerios, Quaker Old Fashioned Oats, Quaker Dinosaur Edd Instant Oats y Back to Nature Classic Granola.

Este hallazgo se produce una semana después de que un jurado de San Francisco, California, condenara a la mutinacional, recientemente adquirida por la alemana Bayer, a indemnizar con 289 millones de dólares a un jardinero de una escuela que reclamó que el herbicida Roundup de Monsanto le produjo un linfoma tras su uso durante varios años.

Pese a que los alimentos a base de avena son una gran fuente de fibra y nutrientes para todas las personas, los expertos recomiendan tomar en cuenta la exposición a productos con glifosato que pueden ser altamente perjudiciales en los niños más pequeños, pues se debe tomar en cuenta que los niños y los fetos en desarrollo tienen una mayor susceptibilidad a los carcinógenos.

"La decisión de hoy no cambia el hecho de que más de 800 estudios y revisiones científicas respaldan el hecho de que el glifosato no causa cáncer y no causó el cáncer del señor Johnson". De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS), pese a controversias frente a este pesticida, en repetidas ocasiones ha anunciado que el glifosato contiene propiedades cancerígenas.

"Cada año, más de 550 millones de litros de glifosato se rocían sobre los cultivos estadounidenses, principalmente de maíz y soja aptos para el Roundup, es decir, variedades modificadas genéticamente para soportar el herbicida", afirman desde EWG.