Supremacistas marchan a la Casa Blanca en aniversario de Charlottesville

Supremacistas marchan a la Casa Blanca en aniversario de Charlottesville

Decenas de neonazis, gritando consignas y con símbolos fascistas y banderas de EE.UU., comenzaron ya a llegar a Washington para su marcha en defensa de "los derechos civiles de los blancos" que celebrarán esta tarde en un parque enfrente de la Casa Blanca. Ante esta situación, las autoridades buscarán impedir que los dos grupos entren en contacto con un importante dispositivo policial.

Más de 600 activistas y estudiantes de la Universidad de Virginia en Charlottesville clamaron "basta al racismo" en el fin de semana que recuerda el primer aniversario de las marchas supremacistas en esa ciudad, que se saldaron con la muerte de una mujer y dos policías.

Para garantizar la seguridad del recinto, a las 10.00 hora local (14.00 GMT), la Policía municipal prohibió acceder a cualquier peatón a la explanada que se sitúa frente a la mansión presidencial, de forma que los manifestantes tendrán que quedarse dentro del Parque Lafayette.

"Los disturbios en Charlottesville hace un año dieron lugar a muerte y división sin sentido", tuiteó el mandatario.

Charlottesville estaba llena de barreras de concreto, vallas metálicas, puestos de control de seguridad y adornada con flores, notas de solidaridad y disculpas por la violencia que se desencadenó en agosto pasado cuando nacionalistas blancos portando antorchas desfilaron por el campus de la Universidad de Virginia. Debemos unirnos como nación.

El conflicto inició cuando la red ultraconservadora "United the Right" obtuvo permiso de manifestarse contra un proyecto de la alcaldía de Charlottesville de retirar la estatua de Robert E. Lee, un general esclavista de la Confederación durante la guerra civil de Estados Unidos.

La también asesora principal del presidente escribió tres mensajes en su cuenta de Twitter para referirse a los trágicos acontecimientos del 12 de agosto de 2017, cuando un grupo de supremacistas blancos se enfrentó a contramanifestantes en medio de una disputa por un monumento confederado, lo que cobró la vida de una mujer, Heather Heyer, que fue atropellada intencionalmente por un simpatizante neonazi.

El mensaje de Trump contrasta con las controvertidas declaraciones que hizo hace casi un año, cuando responsabilizó de la violencia tanto a los grupos neonazis como a los manifestantes de izquierda y aseguró que había gente "muy buena" entre los supremacistas. Condeno todo tipo de racismo y actos de violencia.

Tras la protesta y los incidentes, Trump recibió duras críticas por haber establecido inicialmente una equivalencia moral entre ambos grupos de manifestantes, sin condenar directamente a los supremacistas blancos.

Según constató Efe, la Policía instaló en señales y semáforos cercanos a la Casa Blanca carteles blancos en los que se advierte que "todas las armas de fuego" están prohibidas a una distancia de 30 metros de ese mismo letrero.