La joven captada por una secta peruana vuelve a España

La joven captada por una secta peruana vuelve a España

La familia de la joven española Patricia Aguilar, liberada a principios de julio en Perú después de ser captada por el líder de una presunta secta, se pronunció hoy tras viajar a España junto con su padre y su bebé de dos meses, fruto de la relación con su supuesto captor.

"Estamos inmensamente felices por su vuelta". La familia de la víctima informó en un comunicado el 25 de julio que Patricia y su padre se reunieron por primera vez, y agradecieron el trabajo del Ministerio de la Mujer, servicios sociales y psicólogos encargados del caso. "Patricia vuelve de forma voluntaria y con muchas ganas de ver a su familia y amigos, junto a su bebé y acompañada por Alberto", reflejaba el comunicado difundido por la portavoz de la familia de la joven, Noelia Bru.

"Entendemos que, durante este tiempo, la ayuda de los medios de comunicación ha sido fundamental para esclarecer el caso y lo hemos dicho públicamente".

Patricia Aguilar con su padre, Alberto, y su hija de dos meses (@sospatriciasos).

Patricia Aguilar, de 19 años, se fue de casa el 7 de enero de 2017, después de que el líder de una presunta secta, ya detenido, supuestamente la convenció a través de internet para que huyera a Perú y se uniera a él. Solo tenía 16 años y lo que hizo con ella fue un "rapto psicológico".

Además, confirmaron que ofrecerán una rueda de prensa el próximo lunes en el Ayuntamiento de Elx y aclaran que los días previos a esa comparecencia informativa no hará más declaraciones.

La chica fue localizada en una peligrosa zona de la selva peruana, frecuentada por grupos de narcotraficante, de donde pudo ser rescatada. La joven española regresó a su país luego de ser encontrada en San Martín de Pangoa, Junín, tras ser captada por el gurú sexual Félix Manrique, quien la mantuvo a su lado junto con otras dos mujeres y niños en condiciones desfavorables.

Desde su liberación, la joven permanecía en un albergue de acogida del Ministerio de la Mujer de Perú, donde tanto ella como su hija fueron atendidas de la desnutrición que sufrieron durante su estancia en una especie de choza en mitad de la selva peruana, aunque el estado de salud de ambas ha mejorado.

El 13 de julio, el 20 Juzgado Penal de Lima dispuso nueve meses de detención preventiva para Manrique a pedido del Ministerio Público, y no solo enfrenta la investigación por el delito de trata sino también por exposición al peligro y tocamientos indebidos de los menores que vivían con él y con las mujeres rescatadas.