Un exdiputado opositor venezolano reconoce su participación en el atentado contra Maduro

Un exdiputado opositor venezolano reconoce su participación en el atentado contra Maduro

Tras mostrar el vídeo, Rodríguez reiteró que Jiménez es un "funcionario de la aduana del extinto gobierno de Juan Manuel Santos" y dijo que tiene registros de "infinidad de reuniones" entre Borges y el expresidente colombiano.

Manifestación de apoyo al diputado detenido Juan Requesens en Caracas.

El ministro de Comunicación e Información del gobierno venezolano, Jorge Rodríguez, presentó a la prensa un video, en el que Requesens admite que Julio Borges lo contactó para que apoyase a Juan Monasterio, identificado como coordinador de la operación terrorista.

"Estamos solicitando código rojo para el señor Julio Borges", aseguró durante una rueda de prensa el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez. El régimen ha utilizado este vídeo precisamente para solicitar a la Interpol que emita una orden de captura internacional contra Borges.

"El Juan Requesens que hoy habló no es el Juan Requesens que todos conocemos, no es ese joven luchador, valiente, guerrero", agregó.

El diputado recordó que lleva más de cuatro meses fuera de su domicilio y señaló que por lo tanto "cualquier cosa que en este momento este allí, que ellos puedan poner (sean) armas, drogas, cualquier documento, cualquier mentira es por supuesto producto de la imaginación de ellos, producto de su falta de ética".

En el lugar, llegaron personas con banderas y pancartas en mano para manifestar su respaldo a Requesens, cuya audiencia de presentación ante los tribunales de la ciudad capital fue diferida para el próximo lunes.

Según el parlamentario, Jiménez facilitó un ingreso del exsargento a Venezuela desde Colombia. Monasterios dijo a los investigadores que tenía problemas migratorios.

"Me encontraba en San Cristóbal [Venezuela], nunca tuve contacto físico con Juan Monasterios, solo hice a través de la mensajería lo solicitado", sostuvo el diputado.

Borges ha dicho en reiteradas ocasiones que el plan de magnicidio es una "farsa" para justificar la persecución contra los adversarios de Maduro, confrontado a un enorme rechazo popular por la crisis socioeconómica.

Familiares y colegas de Requesens expresaron que han denunciado que no han podido verlo desde que fue detenido por funcionarios del cuerpo de inteligencia del país, minutos después de que Maduro, en una cadena obligatoria de radio y televisión, lo señalara como cómplice del atentado del cual salió ileso hace casi una semana.

La opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) convocó a una protesta en Caracas el sábado también para exigir la excarcelación del diputado.

Según el gobierno, los atacantes fueron entrenados en la población de Chinácota, en el departamento colombiano de Norte de Santander.

En total, el gobierno asegura que hay 20 implicados, de los cuales diez están detenidos.

Brasil advirtió este viernes sobre el "agravamiento de la represión" en Venezuela, condenando la detención de Requesens y la orden de captura contra Borges, según un comunicado de la cancillería.