Detienen a alto cargo del arzobispado de Chile por abuso sexual

Detienen a alto cargo del arzobispado de Chile por abuso sexual

Según consigna La Tercera, durante este año fueron incautados documentos del Tribunal Eclesiástico de Santiago y el archivo secreto del presbítero del Arzobispado donde existe constancia de abusos sexuales y estupro contra menores de edad desde el año 2002 hasta marzo de este año por parte del religioso. "No se puede descartar que haya más víctimas", complementó el persecutor.

"Todos los delitos por los cuales se va a formalizar mañana (viernes) a este ex sacerdote son ilícitos que no están prescritos, que están vigentes y en consecuencia la responsabilidad penal es plena", explicó Arias, aunque también confirmó que habrían otros hechos que ya no podrían ser perseguidos debido al año en que fueron cometidos.

Su arresto se da en el marco del escándalo de agresiones sexuales en que se encuentra envuelta la Iglesia católica chilena. El jueves realizó un nuevo y prolongado allanamiento en dependencias del arzobispado santiaguino.

Muñoz fue vicecanciller del Arzobispado en el período del cardenal Francisco Javier Errázuriz y canciller de Ricardo Ezzatti. Ambos han sido sindicados como encubridores del mayor cura pedófilo chileno, Fernando Karadima, por algunas de sus víctimas.

Se trataba de una persona que conocía cómo se tomaba la denuncia, que participaba en estas mismas denuncias y que en definitiva también cometía el mismo tipo de delito, enfatizó el fiscal.

Agregó que la detención de su colaborador supone "un dolor muy grande, por él, por su familia y por las víctimas". La fiscalía tiene antecedentes de siete casos de personas que en el momento de los hechos tenían entre 11 y 17 años.

Muñoz se autodenunció por un caso de abuso a comienzos de enero, poco días antes de que Francisco iniciara una visita oficial de tres días a Chile que le dejó un sabor amargo y le significó críticas locales y extranjeras por defender al obispo Juan Barros, señalado por víctimas de abusos sexuales de encubrir abusos a menores, a los que trató de calumniadores.