Descubren en el Sahara los colores más antiguos de la tierra

Descubren en el Sahara los colores más antiguos de la tierra

Científicos de la Universidad Nacional de Australia (ANU, por sus siglas en inglés) han extraído del desierto del Sáhara el pigmento intacto más antiguo jamás registrado, de un color rosado brillante.

El color del globo de chicle, flamencos y algodón de azúcar, el rosa brillante, es el color más antiguo del mundo, según un estudio reciente.

Los pigmentos han sido tomados de las lutitas negras marinas de la Cuenca de Taoudeni en Mauritania, África Occidental, eran más de medio billón de años más antiguos que los descubrimientos de pigmentos previos.

La investigación, publicada en la revista científica PNAS, constata el hallazgo de pigmentos 500.000 años más antiguos que todos los descubiertos antes, según el científico Nur Gueneli, de la Escuela de Ciencias de la Tierra de ANU, que encabezó el estudio.

Para descubrir los pigmentos, los investigadores trituraron rocas de miles de millones de años en polvo, y extrajeron y analizaron las moléculas de organismos antiguos dentro de ellas.

En esos fósiles los colores iban de rojo sangre a morado oscuro en su forma concentrada y rosa brillante cuando se diluía, según los científicos.

"El análisis preciso de los antiguos pigmentos confirmó que pequeñas cianobacterias dominaron la base de la cadena alimentaria en los océanos hace mil millones de años, lo que ayuda a explicar por qué los animales no existían en ese momento", confirmó.

Estos registros fueron extraídos desde rocas ubicadas en las profundidades del Desierto del Sahara en África. Según Brocks, la respuesta estaría en la estructura isotópica de la molécula, en la que se podría revelar que las causas estén relacionadas con el suministro limitado de grandes cantidades de alimentos como las algas.

El tamaño de una cianobacteria es de una millonésima parte de un metro, mientras que el alga más microscópica es "miles de veces mayor en volumen que una cianobacteria y mucho más rica como fuente alimenticia".

"Los océanos cianobactriales comenzaron a desparecer hace unos 650 millones de años, cuando las algas comenzaron a diseminarse rápidamente para proveer el empuje de energía necesaria para la evolución de sistemas complejos, donde los grandes animales, inclusive humanos, podrían desarrollarse en la Tierra", explicó Brocks.