Pfizer dividirá sus operaciones en tres unidades de negocio

Pfizer dividirá sus operaciones en tres unidades de negocio

EFE señaló que durante mayo, Trump presento un plan para disminuir el precio de los fármacos en Estados Unidos, una estrategia con la que pretendía obligar a otras naciones a subir los precios de las medicinas con el objetivo de reducirlas dentro de las fronteras estadounidenses.

Las críticas de Donald Trump alcanzaron este lunes a Pfizer y "otras" farmacéuticas.

Pfizer aumentó los precios de unas 40 medicinas a principios de este mes.

Además, establece eliminar reglas que impiden a los farmacéuticos asesorar a los pacientes en aras de desembolsar menos en los tratamientos, así como acabar con los intermediarios que negocian precios y descuentos entre las farmacias y los fabricantes. "¡Buenas noticias para los estadounidenses!", dijo Trump en Twitter.

"Pfizer y otros deberían estar avergonzados de haber subido los precios de los fármacos sin ningún motivo, Simplemente se están aprovechando de los pobres y de otros que no son capaces de defenderse, mientras al mismo tiempo ofrecen precios rebajados de ocasión a otros países en Europa y otros sitios".

Entre los medicamentos afectados por la subida de precios estaba el tratamiento contra la disfunción eréctil Viagra, el fármaco contra el cáncer de pulmón Xalkori y el producto contra el dolor nervioso Lyrica, según varios informes de prensa. Celgene, el grupo de biotecnología, y Novo Nordisk, la farmacéutica especializada en diabetes, también incrementaron sus precios más de una vez en 2018, al igual que un conjunto de empresas menos conocidas. En opinión de Read, las dos primeras secciones mencionadas, cuya segunda incluye los medicamentos sin receta médica, representarán aproximadamente el 75 por ciento de los ingresos de la compañía, con sede en Nueva York.

Según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), en 2015 en EE.UU.se gastaron 1.162 dólares por persona en productos farmacéuticos, frente a los 756 dólares en Canadá y los 497 en Reino Unido, donde sí existen medidas gubernamentales para controlar los precios de los fármacos.