Trump desafía: "EE.UU. no será un campo de acogida de refugiados"

Trump desafía:

Para el fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions esta política impide que "se ignore la ley y se le dé la vía libre a la gente con familia" pues, como tuitéo el presidente Trump, Estados Unidos se "rehúsa a ser un campamento de migrantes" o un "centro para recibir refugiados". "Ellos no pueden ganar por la culpa de sus terribles políticas, entonces los ven como votantes potenciales", afirmó. "Ella cree que necesitamos ser un país que siga todas las leyes, pero también un país que gobierne con el corazón".

De esta forma quiere legitimar el encarcelamiento de niños muy pequeños, a quienes se separa de sus padres al llegar a al frontera. Una cláusula similar ya está incluida en la medida de inmigración negociada entre los republicanos conservadores y moderados, y la Cámara de Representantes tiene previsto someter ambas propuestas a votación en el transcurso de la semana.

El gobierno confía en obligar a los demócratas a votar las iniciativas o asumir parte del costo político en las elecciones de noviembre. El mandatario responsabiliza a las leyes aprobadas bajo administraciones demócratas de la separación de las familias, pese a que estas no establecen nada semejante.

Hasta ahora, los demandantes de asilo registraban sus casos y eran liberados en Estados Unidos en espera de que estos fueran analizados. "No durante mi presidencia". Entre el 5 de mayo y el 9 de junio, hubo poco más de 2 mil menores de edad que fueron separados de sus padres, dado que fueron detenidos por el Departamento de Justicia, mientras que niños y niñas quedaron alojados en precarios albergues.

La secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, dijo que el Gobierno no pedirá "disculpas" y aseguró que "las acciones ilegales tienen consecuencias". "Hay que terminar con el no pasa nada".

Por otro lado, la candidata demócrata a la presidencia en 2016, Hillary Clinton, condenó de igual manera a su adversario y catalogó la situación como ajena a los valores de Estados Unidos e incluso, durante una charla de mujeres en Nueva York, Clinton señaló que ella ya había advertido sobre las políticas migratorias de Trump durante la campaña presidencial.

Las actuales zonas de detención han atraído gran atención después de que periodistas accedieran el domingo a uno de esos lugares.

El centro para menores de la patrulla fronteria en McAllen. Una alojaba a 20 menores. Botellas de agua, bolsas de botanas y mantas térmicas estaban dispersas en el interior.

El lunes, Sessions exhortó al Congreso a que actúe.

"No queremos separar a los padres de sus hijos", aseveró. "Para poner fin a la ilegalidad en la frontera sur".

"En sus comentarios, (el presidente) respaldó los proyectos de inmigración que llevan a la construcción del muro, cierran las lagunas legales, cancelan la lotería de visas, reducen la inmigración en cadena y resuelven la crisis fronteriza y el problema de separación de familias al permitir la detención y expulsión de familias", dijo el portavoz de la Casa Blanca Raj Shah. Trump y sus seguidores racistas comenzaron con un discurso que estigmatizó a los mexicanos y latinos como "delincuentes peligrosos", que desató sentimientos de odio en su sociedad y que luego procedió a la segregación en campos alambrados y en condiciones infrahumanas; sólo que en vez de castigos físicos o trabajos forzados de la Alemania nazi, hoy en EU a latinos y mexicanos se les somete a tortura sicológica al separar padres e hijos.