Trump, acusado de utilizar ilegalmente su fundación para beneficio propio

Trump, acusado de utilizar ilegalmente su fundación para beneficio propio

Underwood ha acusado a los Trump de usar la Fundación para "hacer transacciones internas para beneficiar los intereses personales de Trump y sus negocios", llevar a cabo una "coordinación política ilegal con la campaña presidencial de Trump" y, en general, realizar "violaciones de las obligaciones legales básicas para las fundaciones sin ánimo de lucro".

La demanda fue presentada ante la Corte Suprema del Estado de Nueva York en Manhattan.

La demanda de la fiscalía, que exige la disolución de la fundación y pide la restitución de 2,8 millones de dólares más multas, denuncia "un patrón de conducta ilegal persistente durante más de una década".

Además, podría dar pie a nuevas acciones, dado que la fiscalía de Nueva York ha recomendado a la Comisión Federal de Elecciones y al Servicio de Impuestos Internos la apertura de investigaciones adicionales sobre la fundación.

Según la acusación, la organización recaudó más de 2,8 millones de dólares con el fin de influir en las elecciones de 2016 y bajo control de la dirección de la campaña del ahora presidente.

Trump, a través de Twitter, reaccionó rápidamente a la noticia, defendiéndose y atribuyendo la demanda a una maniobra de la oposición demócrata.

Trump dijo que Schneiderman "nunca tuvo las agallas para presentar este caso ridículo, que persistió en su oficina durante casi 2 años" y aseguró que sus "discípulos" han presentado la demanda porque él se negó a llegar a un acuerdo.

"Los sórdidos Demócratas de Nueva York, y su ahora deshonrado (y fuera de la ciudad) A.G. Eric Schneiderman -ex fiscal de Nueva York que presentó su renuncia al puesto el mes pasado-, están haciendo todo lo posible para demandarme en una fundación que recaudó $ 18,800,000 y donaron a la caridad más dinero del que tomó, $ 19,200,000".

Una de las pruebas que fueron presentadas se trata de un mensaje de correo electrónico de Corey Lewandowski, gestor de campaña, en el que se muestra cómo eran las comunicaciones que tenía la campaña con los representantes de la Fundación.

Según la fiscalía, la fundación otorgó al menos cinco subvenciones de 100.000 dólares a grupos en Iowa en los días inmediatamente anteriores al caucus de ese estado, un momento clave en el arranque de las primarias.

Desde entonces, según la demanda, altos funcionarios de la campaña de Trump comenzaron a decidir cuándo, cómo y para qué se utilizaría el dinero de la fundación.

Tras su victoria electoral, Trump anunció en diciembre de 2016 su intención de disolver su fundación, algo que no pudo hacer efectivo dado que ya estaba siendo investigada.