Nicaragüenses atiborran gasolineras y supermercados tras anuncio de paro

Nicaragüenses atiborran gasolineras y supermercados tras anuncio de paro

En León, 90 km al noroeste de Managua, grupos cívicos convocaron a un paro escolar y de labores por 24 horas para denunciar la escalada represiva del Gobierno.

La Alianza instó a los empleados públicos a no presentarse a sus puestos de trabajo y también llamó a sus partidarios a permanecer en las calles. En Managua, en el sector de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), se registraron ataques y disparos con armas de fuego. El paro del jueves 14/06, que comienza a las cero horas, abarca a todo el país y todas las actividades económicas, salvo aquellas relacionadas con la preservación de la vida y la cobertura de servicios básicos para la población, informaron las cúpulas empresariales.

El objetivo del paro es mandar un mensaje "inequívoco" de que el país se opone a la represión y considera que el diálogo nacional es la única vía para superar la crisis.

El cardenal Leopoldo Brenes y el obispo Silvio Báez, se solidarizaron con el paro y llamaron "a los sacerdotes, religiosos y religiosas, y laicos de la arquidiócesis, a que vivamos con espíritu de solidaridad, como ciudadanos y cristianos, el paro nacional de este jueves, como expresión de unidad nacional y de protesta pacífica ante la grave crisis política que vivimos".

La Conferencia Episcopal de Nicaragua indica que el presidente Ortega respondió oficialmente a dicha Agenda a través de una carta.

La Conferencia Episcopal es mediadora y testigo del diálogo nacional, que fue suspendido el pasado 23 de mayo por la falta de acuerdo existente entre el Gobierno, los estudiantes, la sociedad civil y el sector privado en temas como la democratización o los bloqueos en las carreteras.

Los obispos se reunieron el pasado jueves con Ortega para transmitirle "el dolor y la angustia" que sufre el pueblo por la violencia sufrida en las últimas semanas y hablaron sobre su planteo para democratizar el país.

No exagera el empresario Aguerri, fiel aliado del sandinismo desde su regreso al poder en 2007 hasta el estallido de las protestas del 18 de abril.

"Reconocemos el esfuerzo de cada persona en esta lucha cívica, a las mujeres que se han enfrentado a los antimotines con cazuelas, banderas y su valor", iniciaron el comunicado miembros de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia. La cifra se elevó así a 148 en apenas dos meses.

Este miércoles se cumplen en Nicaragua 57 días de la crisis sociopolítica más sangrienta desde los años de 1980, con Ortega también como presidente.

Las protestas contra el presidente Daniel Ortega y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, comenzaron por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del líder, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.