Encontraron en Lima a un argentino desaparecido hace 15 años

Encontraron en Lima a un argentino desaparecido hace 15 años

Y dialogando con el joven, Florence habría resuelto una desaparición ocurrida en Argentina hace 15 años. " Estaba muy calmo, tenía mucha ternura en su cara" , declaró Florence a un medio argentino.

Florence Arce Ross, la mujer que lo encontró, le contó a C5N: "Me percaté desde que lo ví que drogadicto no era. Tenía miedo que no me respondiera nada, porque también podía pasar", dijo Florence en declaraciones televisivas.

La mujer lo llevó al consulado argentino en Lima que confirmó que se trata del argentino extraviado.

Y agregó: "La mamá parece que no está bien de salud mental". Tiene 3 hermanos, cada uno de un papá distinto, y cada uno está haciendo su vida. "El único que ha logrado responder a las llamadas es el hermano menor, que tendría 18 años", detalló. Sentí ante la cónsul que estaba estorbando.

La mujer relató que se dio cuenta de su acento y lo llevó a la policía porque parecía que tenía problemas de salud.

"Les dije que me quería encargar de Ariel hasta último minuto, y me dijo que hasta ahí llegaba yo, que no podía hacer más nada. Y yo pensaba que si no se encargaron durante 18 años, no podrían encargarse durante un día", precisó. A pesar de no recordar varios detalles, el muchacho -quien tiene una gran cicatriz en la frente y perdió la visión de un ojo- dijo llamarse Ariel Alberto Nasere identificó a sus padres como Sergio y Nélida. Las autoridades trabajan en reconstruir qué fue lo que le pasó, dónde estuvo durante estos años y cómo terminó perdido en las calles de Perú mientras su caso estaba reportado.

La embajada argentina en Perú emitió un comunicado (donde figura con un nombre que no es el correcto).

Tras tomar conocimiento del caso, el Consulado confirmó la identidad del hombre y afirmó que adoptará los pasos necesarios para preservar su salud y retornarlo con sus seres queridos.

En ese sentido, Arce Ross aseguró que pudo averiguar que Ariel salió de Perú y volvió a ingresar, e incluso gestionó un documento ante el Consulado.

Lo más extraño del caso, es que aparentemente en una ocasión anterior, Ariel ya había viajado a su natal Argentina, e incluso hace poco estuvo en Bolivia, pero sin ningún tipo de documentación, y con las dificultades del joven para comunicarse con las personas, se desconoce cómo fue posible. Sólo responde con monosílabos. "Y no para de pedir por su abuelita", comentó.