ELN declara nueva tregua por segunda vuelta de elecciones presidenciales en Colombia

ELN declara nueva tregua por segunda vuelta de elecciones presidenciales en Colombia

Entre los principales objetivos del quinto ciclo de diálogos entre el Gobierno y el Eln están acordar un nuevo cese al fuego bilateral, diseñar el proceso de participación de la sociedad en la construcción de la paz y proyectar un Acuerdo Marco que permita al próximo mandatario avanzar hacia el acuerdo final.

La guerrilla colombiana del Ejército de Liberación Nacional (ELN) anunció el lunes un cese el fuego unilateral de cinco días para propiciar la participación de los colombianos en la segunda ronda de los comicios presidenciales que se realizará el 17 de junio.

Ocurrirá tal como pasó en las elecciones en primera vuelta.

El favorito es el derechista Iván Duque, hijo político del expresidente Álvaro Uribe y opuesto a la forma en que se negocia con la guerrilla.

El otro candidato que pasó al balotaje es el exguerrillero y exalcalde de Bogotá Gustavo Petro, de 58 años, con una fuerza de izquierda que abre mayores posibilidades de negociación con el ELN.

"Independientemente del resultado de las elecciones del 17 de junio, Colombia sale ganado con la consolidación de una fuerza política alternativa dedicada a promover la democratización y la paz", agregó el ELN en referencia a la opción política que representa Petro.

Para el ELN, Duque "insiste en hacer trizas la paz, desbaratando los acuerdos de solución pacífica al conflicto" ya firmados por Santos.

En el editorial, el Comando Central del ELN aludió a las negociaciones que sostiene con el gobierno colombiano en La Habana.

Asimismo, aseguran que para alcanzar esto solo hace falta voluntad política para que se concreten.

Eso sí después del cese el fuego de 100 días del Eln, que concluyó el 12 de enero, el Cerac registró ocho violaciones de parte de esta guerrilla, "con corroboración de la responsabilidad en dos de ellas".

El sexto ciclo de conversaciones comenzará el 20 de junio, también en la capital cubana.

Cuba tiene los requisitos necesarios para que las negociaciones fluyan: experiencia en el tema, cercanía geográfica, confidencialidad y seguridad, características que ya habían destacado tanto el gobierno como las FARC durante sus diálogos.