Sebastián Dávalos anunció querella contra diputados, ministros y medios de comunicación

Sebastián Dávalos anunció querella contra diputados, ministros y medios de comunicación

Este miércoles, el Juzgado de Garantía de Rancagua dictaminó el sobreseimiento parcial y definitivo de Sebastián Dávalos como autor del delito de cohecho en el Caso Caval.

En esta arista, Natalia Compagnon y Mauricio Valero están formalizados por 8 informes copiados desde internet, que pertenecían a Cochilco y que fueron presentados por Caval como originales a la empresa Graneles Ltda., de Vial Concha.

Sin embargo, el tribunal sí decretó el sobreseimiento de Dávalos por el delito de cohecho, supuestamente cometido por el hijo de la ex Presidenta Michelle Bachelet cuando se desempeñaba como funcionario de la Direcon de la Cancillería.

Tras conocerse el fallo, Dávalos anunció que emprenderá una serie de acciones legales en contra de la diputada RN Marcela Sabat, los ministros Nicolás Monckeberg y Felipe Ward, y el subsecretario Pablo Terrazas.

Asimismo criticó el actuar del fiscal regional de O'Higgins, Emiliano Arias, afirmando que tuvo una "conducta pertinaz" con la que "menoscaba al Ministerio Público y a la Justicia chilena", por lo que lo instó a "renunciar a la brevedad".

"Fui investigado más que ningún otro chileno y no encontraron nada, recuerdo que mi casa fue allanada, que la fiscalía se llevó de ella todo lo que quiso, revisaron mis cuentas bancarias y qué encontraron, nada", aseveró. En 2015, Dávalos tuvo que dejar el cargo en la Dirección Sociocultural de La Moneda producto del estallido del escándalo por los negocios de la firma, cuyo 50 % de la propiedad era de su esposa Natalia Compagnon.

"En este sentido el fiscal integrante del equipo que indagó el caso, Sergio Pérez, explicó que "(el tribunal) rechazó la solicitud planteada por las defensas de los demás intervinientes, y también del señor Dávalos respecto del delito de estafa; no tenemos todavía los detalles de la resolución para saber los fundamentos del tribunal". Con dicha cantidad se compraron varios terrenos en la localidad de Machalí, que después vendieron en más de 9.000 millones de pesos chilenos (unos 14 millones de dólares), con la promesa de que habría un cambio en el uso de suelo del sector.