Descubren chistes sexuales en el famoso diario de Ana Frank

Descubren chistes sexuales en el famoso diario de Ana Frank

Los investigadores Teresa da Silva y Ronald Leopold, descubrieron las dos hojas atrás de un papel café viejo, lo que significa para los investigadores que Ana Frank no quería que ese escrito fuera leído por otras personas. Tras años de estudio varios institutos históricos holandeses lograron develar el contenido. La noticia fue confirmada esta semana por la Fundación Anna Frank, con sede en Ámsterdam, que revela que las páginas censuradas contenían chistes y comentarios sobre sexualidad escritos hace 76 años. "A lo que ella misma respondía: "¿Cómo iba a hacerlo?, para a continuación dirigirse a oyente imaginario con un tono elevado, utilizando frases como "movimientos rítmicos" para describir el sexo y "medicamento interno" para referirse a la anticoncepción.

"Usaré esta página para escribir mis bromas verdes", escribió Ana en la parte superior de una página, y posteriormente citó cuatro ocurrencias. Están fechadas el 28 de septiembre de 1942, cuando Ana llevaba dos meses oculta de los nazis junto con su familia y otros tres amigos de sus padres.

"También en las primeras líneas, Ana se permitió "plasmar bromas obscenas", como esta: "¿Sabes por qué hay chicas de las Fuerzas Armadas alemanas en Holanda? "Para servir de colchón a los soldados".

"Este tipo de chanzas sucias son clásicas de su edad, y es imposible evitar una sonrisa al leerlo", asegura Frank van Vree, director del Instituto para el estudio de la Guerra, el Holocausto y el Genocidio (NIOD). "Mujeres como estas abordan a los hombres en las calles y luego van juntos", escribió Anna. Asimismo, escribe sobre la prostitución: "En París tienen casas grandes para esto. Papá ha estado allí". Luego la reflexión: "El tío Walter no es normal", lo que trasunta cierta sospecha de homosexualidad en su conducta.

Un hombre tenía una esposa muy fea y él no quería tener relaciones con ella. "Su vida interior y su voz parecen casi sorprendentemente contemporáneas, asombrosamente similares a las voces de los adolescentes que conocemos", dice Francine Prose, autora de "Ana Frank: El libro, la vida, la vida después de la muerte". Anne y su hermana murieron en el campo de Bergen-Belsen.

Su padre, Otto Frank, fue el único que sobrevivió y fue quien, después de la guerra, recibió el diario y decidió publicarlo en 1947. Una de las formas de entender este período negro de la Historia es a través de los testimonios y relatos de las víctimas, como por ejemplo "El diario de Ana Frank [VIDEO]".