Starbucks EE. UU. capacitará a sus empleados para evitar actos de racismo

Starbucks EE. UU. capacitará a sus empleados para evitar actos de racismo

Por su parte el presidente de la compañía, Kevin Johnson, aseguró que "pasé los últimos días en Filadelfia con mi equipo de liderazgo escuchando a la comunidad, aprendiendo lo que hicimos mal y los pasos que tenemos que dar para solucionarlo".

El anuncio de la compañía de cafeterías más grande del mundo se conoce mientras la empresa intenta enfriar tensiones tras el arresto de dos hombres negros en una de sus tiendas en Filadelfia la semana pasada, lo que desató acusaciones de discriminación racial contra la cadena.

Starbucks informó que todas las tiendas del país serán cerradas y durante ese lapso de tiempo los empleados estarán en un entrenamiento centrado en un "programa diseñado para corregir prejuicios implícitos, promover la inclusión consciente, prevenir la discriminación y asegurarse de que todos dentro de una tienda de Starbucks se sientan seguros y bienvenidos", según lo señala un comunicado de la cadena.

"Llamaron a la policía porque estos hombres no habían pedido nada".

Una cliente de la tienda difundió un video el jueves pasado en donde muestra a varios policías uniformados interrogando y luego esposando a los dos hombres, que no ofrecen resistencia.

"Si bien esto no se limita a Starbucks, estamos comprometidos a ser parte de la solución", dijo Johnson, quien se disculpó por los "censurables" arrestos de los hombres y se responsabilizó por el incidente.

La abogada de los dos detenidos, Lauren Wimmer, entrevistada por una filial de CBS en Filadelfia, dijo que ambos estaban esperando a que llegara otra persona para una reunión de negocios. "Todo el resto de (personas) blancas nos preguntamos por qué nunca nos ha sucedido algo así cuando hacemos lo mismo", dijo la autora del video, Melissa DePino, en su cuenta en Twitter.

Ross dijo que los agentes "educadamente" les pidieron a los dos hombres que se fueran del café, antes de finalmente arrestarlos.

Los hombres fueron liberados cuando Starbucks no presentó cargos.