Desde el Gobierno aseguran que "no hay rispideces" con la Corte Suprema

Desde el Gobierno aseguran que

El ministro de Justicia, Germán Garavano, y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, mantuvieron ayer por la tarde una reunión con cuatro de los cinco jueces de la Corte Suprema, en el Palacio de Tribunales, donde analizaron la reforma judicial.

El incremento salarial lleva la firma del presidente de la corte Ricardo Lorenzzetti y los ministros Horacio Rosatti, Juan Carlos Maqueda, Carlos Rosenkrantz y el secretario de administración Juan Carlos Marchi.

Las escuchas judiciales van a seguir a cargo de la Corte Suprema de Justicia, en plena tensión con la diputada de la Coalición Cívica en Cambiemos Elisa Carrió, que acusó al titular del máximo tribunal Ricardo Lorenzetti de usarlas "para generar su servicio de inteligencia", en su pedido de juicio político.

Al salir del encuentro, que duró unos 90 minutos, Garavano detalló a la prensa que este tipo de reuniones se realizarán mensualmente para "fortalecer" la institucionalidad y avanzar hacia una reforma judicial que estará liderada por la Corte Suprema.

"Juicio político es “una decisión de Carrió” No hay rispideces entre el Gobierno y la Corte Suprema", aseguró Garavano El ministro de Justicia, Germán Garavano, descartó que existan "rispideces" entre el Poder Ejecutivo y la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) y señaló que el juicio político que impulsa Elisa Carrió "es una decisión" de la legisladora.

Sobre la reunión del lunes, el tribunal de justicia informó que "En un encuentro institucional, se conversó sobre el proceso de reformas que se anunciara en el acto de apertura del año judicial realizado en el Máximo Tribunal en marzo último, en el cual se convocó al desarrollo de lineamientos para la transformación del Poder Judicial como política de Estado".

Por otra parte, el ministro adelantó que "va a estar en agenda" como "uno de los desafíos de la justicia penal" que los procesos abiertos por causas de corrupción lleguen a juicio oral en forma ágil.

El organismo a cargo de las escuchas pasó a la Corte por orden del presidente Mauricio Macri, ya que antes estaban a cargo de la Procuración -en ese momento a cargo de Alejandra Gils Carbó, vinculada con los K- y de los servicios de inteligencia.

"La Corte Suprema en pleno manifestó la necesidad de contar con la cooperación de los demás poderes del Estado, a fin de concretar las reformas y agilizar así los procesos judiciales y lograr una mejor tutela efectiva de los derechos de los ciudadanos".

La Corte no se pronunció ante la posibilidad de desprenderse de este área.