Comienza el juicio oral por el asesinato de Diana Sacayán

Comienza el juicio oral por el asesinato de Diana Sacayán

Diana Sacayan fue asesinada a puñaladas en octubre de 2015 en su departamento ubicado en el barrio porteño de Flores.

La activista trans Diana Sacayán tenía 39 años y había coronado más de dos décadas de militancia social consiguiendo la sanción de la ley bonaerense de cupo laboral para ese colectivo, que se conoce por su nombre y es única por sus características a nivel mundial, cuando en 2015 fue asesinada por un joven que será juzgado desde este lunes.

De acuerdo con fuentes judiciales, el agresor está imputado de los delitos de "homicidio triplemente agravado por haber sido ejecutado mediando violencia de género por odio a la identidad de género y con alevosía y robo". El acusado se encuentra detenido desde octubre de ese año y a quien en noviembre de 2017 la Cámara de Casación le prorrogó la prisión preventiva por cuatro meses más.

La titular de la UFEM (Unidad Fiscal Especializada en violencia contra Mujeres y personas LGBTI), Mariela Labozetta, y la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción Nº4, a cargo de Matías Di Lello, entienden que fue un travesticidio.

En el escrito, los letrados consideraron que Marino, junto a otro hombre que aún no fue identificado, asesinaron a Sacayán entre el sábado 10 y el domingo 11 de octubre de 2015 en el interior de su departamento, situado en avenida Rivadavia 6747, tras atarla de pies y manos y amordazarla.

Para los fiscales, el contexto y el modo en que se produjo el hecho permiten suponer que a Sacayán la mataron "por su condición de mujer trans y por su calidad de miembro del equipo del Programa de Diversidad Sexual del Inadi, impulsora de la lucha por los derechos de las personas trans, líder de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays y Bisexuales (ILGA) y dirigente del Movimiento Antidiscriminatorio de Liberación (MAL)".

En base al inciso 11 del artículo 80 del Código Penal que permite configurar un homicidio en "femicidio", los fiscales explicaron que la identificación del género de una persona debe hacerse en función de su identidad de género, y por ello, el término "mujer" incluye también a las personas travestis, transexuales o transgénero que tienen una identidad femenina. La investigación dio por probada su relación con la víctima, a quien contactaba por teléfono y a través de las redes sociales y a quien visitaba seguido, además, en su domicilio.

Para los acusadores, el imputado ingresó al círculo íntimo de la víctima durante el último mes de su vida y que esas circunstancias le facilitaron el acceso a la vivienda la noche del homicidio. Así, aplicaron la figura del "travesticidio", como un tipo específico y particular de femicidio.