El papa Francisco envió un mensaje de inclusión a los refugiados

El papa Francisco envió un mensaje de inclusión a los refugiados

Masiva ceremonia del Papa Francisco en el Día Mundial de los Inmigrantes y los Refugiados.

Las comunidades locales, a veces, temen que los recién llegados perturben el orden establecido, 'roben' algo que se ha construido con tanto esfuerzo.

El papa Francisco dirigió durante su homilía de la Santa Misa, en la Basílica de San Pedro, unas palabras a favor de los migrantes, invitándoles a que asistieran al ritual religioso. "Incluso los recién llegados tienen miedos: temen la confrontación, el juicio, la discriminación, el fracaso". Francisco expresó que para los recién llegados acoger, conocer y reconocer significa aprender y respetar las leyes, la cultura y las tradiciones de los países receptores, además de comprender el miedo y la aprensión que sienten por el futuro. Estos temores son legítimos, basados en dudas que son totalmente comprensibles desde un punto de vista humano.

No obstante, sostuvo que dudar "no es un pecado" pero sí lo es por contra permitir que "estos miedos determinen nuestras respuestas, condicionen nuestras elecciones, comprometan el respeto y la generosidad, alimenten el odio y el rechazo". Recordó que el encuentro verdadero con el otro no se detiene en la hospitalidad, sino que abarca los tres aspectos a los cuales se refirió en el mensaje para esta celebración publicado en agosto último: proteger, promover e integrar.

También denunció que "a menudo, renunciamos al encuentro con el otro y levantamos barreras para defendernos" pero reconoció que "no es fácil entrar en la cultura que nos es ajena, ponernos en el lugar de personas tan diferentes a nosotros, comprender sus pensamientos y sus experiencias". Es una oración recíproca: migrantes y refugiados rezan por las comunidades locales, y las comunidades locales rezan por los que acaban de llegar y por los migrantes que llevan más tiempo residiendo en el país”.