Presagia nubarrones cuarta ronda del TLC

Presagia nubarrones cuarta ronda del TLC

Lighthizer también confirmó la prolongación del diálogo por dos días adicionales, hasta el 17 de octubre, cuando recibirá a Guajardo y Freeland para reuniones ministeriales y un evento de prensa trilateral.

Las propuestas del presidente Trump hacen suponer un futuro sombrío, la posibilidad de terminar con el TLC y su pretensión de querer ir a un tratado bilateral con cada uno de los países firmantes del mismo, tratando de ganar posiciones de negociación al separar y dividir a los socios firmantes.

Pasados los días, Trump continuó hablando como si no se hubiera enterado de la afirmación de Peña Nieto, "se hizo el sueco" y espero, como zorro que es en materia de negocios, el momento oportuno para presionar y en efecto la cuarta ronda lo es, y lo está aprovechando con sus acostumbradas fintas.

Estados Unidos añadió que en esta ronda se tratarán dos docenas de temas, pero no dio más detalles.

Reiteró que nuestro país no pagará por el muro fronterizo. Pero acotó: "No sería el fin del mundo".

Las fuentes mexicanas cercanas a la negociación tildan la propuesta, una de las primeras que Estados Unidos, pone encima de la mesa, de "muy negativa".

Estados Unidos, México y Canadá lograron ya completar los capítulos relacionados con las pequeñas y medianas empresas, así como el de competencia, durante las tres rondas previas celebradas alternadamente en las capitales de los tres países.

"Claro, obviamente. Es posible que no alcancemos un acuerdo con uno o con otro (país) y mientras tanto haríamos un acuerdo con uno".

"Nación más favorecida", cláusula que se entiende como el que toda nación firmante de un acuerdo del GATT debe resultar igualmente favorecida en todo beneficio comercial.

El primer ministro canadiense (izquierda), en ruta a nuestro país, se entrevistó con Donald Trump ayer.

Trump ha llamado al NAFTA el peor acuerdo comercial firmado jamás por Estados Unidos, por el daño que según el presidente, ha provocado a la economía y la industria estadounidense.

El nuevo capítulo acerca de ese tema actualiza sustancialmente al original y va más allá de lo que Estados Unidos ha hecho en anteriores acuerdos de libre comercio, sostuvo el representante comercial. Decisión que, por cierto, no la tomaría el presidente Trump, sino la Suprema Corte de Justicia.

Pero dijo Viñalas que a México le hacía falta una sacudida, y tuvo que salir a la búsqueda de mercados, y los negociadores mexicanos saben que hay otras opciones fuera de Estados Unidos, y Canadá está dispuesto a tratar directamente con México, “pero el problema más fuerte es el agrícola, ya que lo quieren hacer por temporalidad”, expresó.