Capturados 18 involucrados en ataque al Fuerte Paramacay — VENEZUELA

Capturados 18 involucrados en ataque al Fuerte Paramacay — VENEZUELA

El director del Sebin explicó, además, que se emitieron solicitudes de captura internacional a Interpol, código rojo, contra Osman Delgado, uno de los autores intelectuales y quien se encuentra en Miami; Nixon Moreno, cabecilla de una banda insurgente; Patricia Poleo, prófuga de la justicia venezolana; y el mayor retirado Ramón Rodríguez, piloto de una línea comercial.

Un total de 18 personas, militares y civiles, han sido arrestadas por su presunta vinculación con el asalto a un estratégico fuerte en el norte de Venezuela, informó este domingo el director del servicio de inteligencia, general Gustavo González López.

Así como al general retirado, Marco Ferreira, quien actualmente se encuentra en Miami y participó en el golpe de 2002 y los cabecillas de células terroristas en los estados Mérida y Anzoátegui, Roderick Navarro, Eduardo Bitta y Willian Ojeda quien es un ex comisario de la Disip y que tiene en su poder un gran lote de armas.

Entre los detenidos y solicitados hay empresarios, dirigentes gremiales e incluso una periodista que vive en Miami.

Otros detenidos fueron el presidente del Colegio de Enfermeros de Carabobo, Julio García; el presidente de FETRA-Carabobo, Omar Escalante; el presidente del Colegio de Contadores Públicos, Rosmary Di Pietro; Gabriel Barros, Giovanny Espinoza, Larry Enrique Cedeño, Alberto Polo, Edinson Jiménez, Robert Antonio Salas y una ciudadana de apodo 'Sol'.

"Estos hechos guardan relación con la permanente acción delictiva de grupos opositores que pretenden el derrocamiento del Gobierno (.)". Indicó que también se recuperaron 21 fusiles, 3 lanza granadas, pistolas, municiones, entre otros.

El ataque de la madrugada del 6 de agosto contra Fuerte Paramacay, en el estado Carabobo, fue perpetrado por "seis militares desertores y otros dados de baja", con "complicidad de líderes políticos locales y nacionales de la oposición, miembros de gremios, empresarios e integrantes de la iglesia (católica)", según González, que lo definió como un "acto terrorista".