Cataluña celebrará referéndum de independencia el 1 de octubre

Cataluña celebrará referéndum de independencia el 1 de octubre

El presidente de la Generalidad declaró que el presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, "no ha querido participar en la solución real y profunda" a la reivindicación de Cataluña, por lo que Puigdemont considera que es mejor que la propuesta del referéndum separatista no vaya al Congreso español.

El jefe del Ejecutivo ha subrayado que el Gobierno "se conjura a ofrecer todas las garantías ya velar por la rectitud del proceso de convocatoria, organización y celebración del referéndum", y ha hecho un llamamiento a todos los ciudadanos a "asumir co tivamente, con la máxima dignidad y exigencia, el ejercicio de un derecho inalienable sobre el que descansa el edificio de la democracia: el derecho de las personas a decidir libremente el futuro de su país". El líder nacionalista también dijo que "la respuesta que den nuestros conciudadanos en forma de 'sí' o de 'no' será un mandato que este gobierno se compromete a aplicar".

Actualmente, la coalición de Puigdemont, Juntos por el Sí, gobierna la región sin mayoría absoluta en el Parlamento regional, con el apoyo exterior de un pequeño partido de izquierda anticapitalista, Candidatura de Unidad Popular (CUP).

Esto le costó al presidente autonómico de aquel momento, Artur Mas, ser condenado en marzo a dos años de inhabilitación.

La fiebre independentista en Cataluña arrancó en el 2010, cuando el Tribunal Constitucional anuló parcialmente el nuevo estatuto de autonomía de Cataluña adoptado en el 2006, que ampliaba las competencias de la región.

Según un sondeo de un instituto gubernamental catalán, más del 73% de los catalanes está a favor de que se celebre un referéndum basado en el que Escocia organizó en 2014 con el acuerdo del Gobierno británico, una opción que Madrid rechaza.

"Quiero el referéndum como un primer paso, y si mi posición es mayoritaria, alcanzar la independencia", agregó, con la bandera estrellada de los independentistas a la espalda.

Pero la apuesta por la unilateralidad resquebraja esta unión.

"Lo que quiero es que tengamos la oportunidad de votar y convertirnos en una república catalana independiente y hacerlo legal y pacíficamente".

"No es posible desconectar de la ley española", defiende el catedrático de Derecho Constitucional Xavier Arbós, asegurando que este paso supondrá "un salto al vacío".

El Gobierno refirmó que "el referéndum ilegal de autodeterminación y anticonstitucional no se va a producir".